Homilética: el arte de predicar

Daniel Trovato

EL ARTE DE PREDICAR


INTRODUCCION

El Arte de Predicar es la mejor definición de HOMILETICA. La predicación ocupa un lugar de primerísima importancia en el Nuevo Testamento. En los tiempos de Jesús, los escribas fueron los mas altos exponentes de la predicación Hebrea. De estos predicadores proviene la palabra HOMILIA.

En Marcos 2:2 y en Hechos 14:25, se traduce la palabra original griega “LALEO”, literalmente significa “HABLAR”. Esto contiene el significado de “Predicar”, y que significa “traer buenas noticias” o “anunciar alegres nuevas” o “proclamar buenas nuevas”. El mismo verbo aparece en otros cuarenta pasajes mas en donde es traducido literalmente como anunciar. El otro verbo que es traducido también por predicar es “KERUSO” que quiere decir “proclamar públicamente como heraldo”

CUAL ES LA META DE LA PREDICACION: PERSUADIR. Los discípulos daban sus discursos bien vehementemente con el propósito de persuadir a sus oyentes a que conozcan a Jesús.

Una definición de “persuasión” es: “Toda predicación tiene un fin, a saber: el tomar cautivas las ciudades del alma, o sea la voluntad, el intelecto y las emociones. Constituyen vías de acercamiento que debemos utilizar, pero, lo que tenemos que recordar siempre es que no hemos logrado el verdadero fin de la predicación hasta no haber alcanzado la voluntad, constriñéndola a hacer sus elecciones de acuerdo con la verdad que proclamamos”.

 

EL PREDICADOR

El predicador es una pieza clave en el ARTE DE PREDICAR. Debe estar profundamente comprometido con el mensaje. Todo lo contrario seria el viejo telegrafista con su mensaje. No importaba su carácter moral, ni su condición espiritual, si tenia o no pericia, sino solo lo que importaba es que mecánicamente transmita fielmente el mensaje que se le había encomendado.

HAY ALGUNOS RASGOS FUNDAMEANTALES QUE DEBEN CARACTERIZAR AL PREDICADOR.

1. EL PREDICADOR IDONEO ES CONVERTIDO A CRISTO.

Ustedes dirán, que es obvio este punto. Pero la historia de los predicadores registra infinidad de casos de hombres que no eran convertidos ocupando pulpitos cristianos.

2. EL PREDICADOR DEBE POSEER CUALIDADES PARA EL BUEN DESEMPEÑO

El predicador, debe tener cualidades personales que son indispensables. O SEA, DEBE CALIFICAR. La idea mas completa se encuentra en 1º Timoteo 3:2 al 13 Un estudio de las consideraciones expuestas allí, nos revela que el apóstol hace hincapié en tres cosas fundamentales: conducta moral, madurez espiritual y aptitud para enseñar.

Me gustaría revisar que dice la escritura en cuanto a las expectativas de calificación. Veamos 1era. Timoteo Cap. 3. “1Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

8Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; 9que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. 10Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. 11Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. 12Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 13Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

 

Notemos las calificaciones descriptas alli. Son 15, y las podemos dividir en 6 grupos:

1. VIDA MORAL.

Vers. 2 y 3. 2Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer”.

 

2. EQUILIBRIO HUMANO

Condiciones que se precisan. Sobriedad, prudencia, decoro y hospitalidad. En fin, aquellas virtudes que revelan generosidad, grandeza humana y un corazón abierto hacia otros.

 

3. SALUD FAMILIAR

4que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)”.

 

4. MADUREZ EN LA FE

6no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.”

El versículo 6 habla de que el ministro tenga experiencia en la fe. En otras palabras, que no se trate de una persona, que sin haber resuelto su problemas básicos de la vida, se encuentre súbitamente a cargo de un rebaño. A NINGUNO DEBE INVESTIRSELO DE AUTORIDAD ESPIRITUAL, DELANTE DE LA COMUNIDAD SIN QUE ANTES HAYA DEMOSTRADO INEQUIVOCO EQUILIBRIO Y COHERENCIA EN LA VIDA.

 

5. IRREPRENSIBILIDAD PUBLICA.

7También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo”.

Esta hablando Pablo de nuestro testimonio en lo de todos los días. En la panadería, en el barrio, entre las vecinas, en el trabajo, etc. etc.

 

6. CONOCIMIENTO TEOLOGICO

En el versículo 2 agrega una pequeña pero gran frase “apto para enseñar”. Es la ultima calificación.

Es necesario conocer las escrituras. Esforzarse por estudiarlas, entenderlas. Es necesario preguntar a otros mas entendidos.

Sin embargo fijémonos que de las 6 características, 5 tienen que ver con el SER, y solo una con el SABER. Pienso en los seminarios bíblicos que preparan obreros y ministros. Muchas veces los oyentes salen llenos de conocimiento pero con muy poca practica. Luego vemos a muchos fallar en algunas de las otras cinco características en las cuales no fueron preparados adecuadamente.

 

EL SERMON

El sermón en si, es lo que quiero comunicar. El mensaje, la predica o el sermón debe tener:

I. UNA ESTRUCTURA

1. LA ESTRUCTURA DEL SERMON.

2. TITULO

3. INTRODUCCION

4. DESARROLLO: cuerpo del discurso, divisiones, puntos aclaratorios.

5. CONCLUSION

6. LLAMADO.

 

II. UN PROPOSITO

El sermón debe tener una meta fija. Al preparar el sermón el propósito es lo primero que el predicador determina. Debe ser enunciado con palabras sencillas y exactas. “Para que voy a predicar este sermón”

III. UN TEXTO

Texto: llamamos a la porción de la escritura que sirve de base al sermón

IV. UN TEMA

La primer cosa al preparar un sermón es tener un mensaje definid de lo que quiero comunicar. Antes de ponerse a preparar el sermón hay una pregunta fundamental que nos debemos hacer: De que voy a hablar?

Como encontrar un Tema:

El mensaje debe provenir de la inspiración de Dios. El predicador por sobre todas las cosas debe conocer la cámara secreta, debe aprender a estar a solas con el Señor. La mayoría de los temas los recibimos en la cámara secreta. Pero siempre debemos tener en cuenta algunas cosas: los predicadores podemos recibir inspiración de un mensaje:

 

1.- Reflexionando sobre las necesidades de los oyentes.

2.- En las lecturas y devocionales de cada día.

3.- Leyendo sermones de otros predicadores o libros de autores cristianos.

4.- En las visitas pastorales

5.- En la consideración de las cosas que nos rodean.

 

Algunos temas a tener en cuenta en EL SERMON.

a. ILUSTRACIONES: Historias, propias, leídas en libros etc.

b. El humor en el sermón.

c. Despertar el interés

d. Temas de actualidad

e. Los cambios de voz.

f. Resaltar los hechos especiales.

g. Conclusión del Sermón

h. El llamado

 

TIPOS DE SERMONES:

1. SEMON TEXTUAL: El que se limita a explicar el texto bíblico.

2. SERMON TEMATICO: El que se basa sobre los temas o asuntos.

3. SERMON EXPOSITIVO: El que comenta un pasaje bíblico, con narración o de parábolas o historias bíblicas.

 

ESTILOS DE PREDICACION

 

ESTILO NARRATIVO: Narrar historias y pasajes y hacer vivir ante la mente de los oyentes las ideas que se van desarrollando en los cerebros. Les llamamos los poetas o artistas del pulpito. Lo que se debe tener cuidado, es que dejarse llevar mucho por este estilo, podría afectar el verdadero objetivo del sermón que es convencer, enseñar y edificar al oyente.

 

ESTILO CONSIDERATIVO: Este estilo, sabe ver inmediatamente los aspectos de una verdad, las aplicaciones de una palabra o frase de las sagradas escrituras. La facultad considerativa, sabe cavar hondo en el texto o pasaje leído como tema y sabe desentrañar sus tesoros con facilidad. El conocimiento de la lengua original, en hebreo o griego favorece la facultad considerativa


ESTILO ARGUMENTATIVO: Algunos predicadores son especialistas en este estilo, tienen en cuenta la mente de sus oyentes al formar sus mensajes, saben que la apelación ultima debe ser al corazón.

 

ELOCUENCIA Y RETORICA

Se llama retórica, en un sentido general, al arte de componer y pronunciar una pieza oratoria. En un aspecto, todo lo que dijimos precedentemente es una ayuda muy importante para la este punto. En un Sermón elocuente, las ideas se graban en la memoria por la belleza y claridad con las que se exponen. La Homiletica, o sea la buena ordenación del mensaje del sermón, es útil y necesaria para la buena comprensión, retención y efectividad del mensaje. Pero cuidado, que la homiletica por si sola, es seca en si misma. Podemos decir que si la homiletica es el esqueleto del sermón, la retórica es la carne y los músculos, es decir lo que rodea y lo llena, presentándole estética, color y amenidad.

Debemos tener en cuenta algunos temas:

1. Pronunciación y entonación.

2. Velocidad en la dicción del discurso.

3. La actitud en el gesto.

 

CONCLUSION

Debemos tener siempre en cuenta que el Sermón que estamos predicando, debe “AFECTAR” las vidas de quienes nos están oyendo. El oyente debe cambiar por el sermón que escucho. En el ARTE DE PREDICAR, debemos procurar ser fieles transmisores de lo que Dios nos dijo que digamos, y con la ayuda del Espíritu Santo, lo podemos lograr.