Discipulado. 06- El quebrantamiento

Daniel García

LECCION 6

EL QUEBRANTAMIENTO

1º LO QUE SE CONFUNDE CON EL QUEBRANTO. No es la tristeza por sí sola. No son los buenos modales ni suavidad en el trato. No es un espíritu poético.-

No son las emociones naturales. “Lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación” (Luc. 16:15).

La carne no mejora nada, pues lo que es nacido de la carne, carne es. Es el YO en el trono de nuestro corazón y sentimientos. Aún podemos “hacer la obra de Dios” con el YO entronizado y esa OBRA SERA QUEMADA, pues es madero, heno, hojarasca. Todo lo que hago aún en el nombre del Señor, no tiene olor de Cristo, SINO DE MI MISMO, 2º Cor. 2: 16 dice “porque para Dios somos grato olor de Cristo entre los que se salvan”... pero con el YO reinando poco O NADA de olor de Cristo podemos sentir o emitir. El ej. de un gran líder predicando sobre su campaña, todo era correcto, pero CRISTO NO ERA EXALTADO sino “de paso”.

QUE ES EL QUEBRANTO DE CORAZON. El quebranto de qué? Del YO, que es el que apadrina a la carne. Cuando nos entregamos a Cristo se entabla una lucha (para que no hagamos lo que queremos dice Gal. 5: 17) entre la carne y el Espíritu. Lo que es de la carne, carne es. Lo que es del Espíritu, Espíritu es. No hay mediastintas. Hay parecidos, pero sus resultados son TOTALMENTE DIVERSOS. Lo que se siembra en la carne, produce corrupción. Lo que en el espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Normalmente aceptamos la dualidad carne-Espíritu como lo expresa Pablo en Rom. 7: 14-23 e identificamos la “carne” con todo lo evidentemente malo, pero nos cuesta entender que algo “sublime” de los hombres para Dios sea abominación a menos que nuestro corazón haya sido quebrantado profundamente y podamos ENTENDER LA DIFERENCIA. El problema mayor se presenta cuando hacemos compartir el trono a CRISTO Y EL YO, entonces hay una mezcla muy común encontrar. Por momentos trabajamos para nuestro nombre, para nosotros. Por momentos, para Cristo. Un corazón quebrantado lo hace todo para él y sabe RENUNCIAR A SI MISMO a cada momento y en cada circunstancia. “No busca lo suyo...” (1º Cor. 13:5) y el famoso texto de Gal. 2: 20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y YA NO VIVO YO, MAS VIVE CRISTO EN MI, y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios ...” ESTA ES LA PRUEBA DE FUEGO DEL CRISTIANO y si lo hace o no lo hace, se nota desde lejos.

Dificultades para quienes no tienen el bautismo del Espíritu Santo ( que no hablan en lenguas), que llegan a prohibir las emociones, porque no DISCIERNEN SI una emoción es del Espíritu o NO. A veces tienen razón, otras veces están reprimiendo lo mas precioso que el Espíritu Santo puede hacer en el corazón de un creyente y la vida espiritual, por lo menos de la congregación, se torna ritual y desprovista de todo sentimiento espiritual: PROHIBIDO EMOCIONARSE.

Otros tampoco lo perciben y promueven las emociones y ellos mismos se emocionan, pero es en lo NATURAL y si es natural, procede de la carne no puede agradar a Dios.

Una vida quebrantada es aquella que puede buscar al Señor y quebrantarse, sentir que el vaso se rompe cada vez, no solamente cuando somos tocados, sino cuando vamos a El para que nos toque, para que nos transforme. ESTO NO ES UNA VEZ POR AÑO, sino muy seguido, cada vez que nos lo proponemos. PERO NO NOS DESANIMEMOS, SIGAMOS EL CAMINO PORQUE ESOS QUEBRANTOS SON POSIBLES Y MAS Y MAS CUANDO AVANZAMOS. Es difícil trabajar para el Señor y no experimentar esos quebrantos profundos. Estos son los que nos alejarán de las tentaciones carnales.

QUEBRANTOS INVOLUNTARIOS. Pedro

Jn. 13: 36-38 termina diciendo: ¿Tu vida darás por mí? De cierto, de cierto te digo: No cantará el gallo sin que me hayas negado tres veces”... Mat. 26: 69-74 “... Un poco después, acercándose los que por allí estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente tú eres de ellos, porque aún tu manera de hablar te descubre. Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: “Antes que cante el gallo, me negarás tres veces”. Y saliendo fuera, lloró amargamente”

Debemos considerar dos aspectos: la caída y la restauración de Pedro. Vimos su caída. Ahora su restauración: 1) Luc. 24: 12 “Pedro, sin embargo. Levantándose, corrió al sepulcro, y cuando miró dentro vio solo los lienzos, y se fue a casa maravillándose de lo que había sucedido”. 2) 1º Cor. 15:5 dice “y que apareció a Cefas, y después a los doce”.. 3) Jn. 21:7 Pedro se tira al mar para ir al encuentro del Señor cuando se entera que es él el que está a la orilla. 4) Jn. 21:15-19 ¿me amas más que estos?, me amas? me quieres?

Felizmente vemos el trabajo del Señor y el trabajo de Pedro por reencontrarse con el Señor.

Hay muchos quebrantados que no buscan reencontrarse con el Señor, pensando que o vales la pena. SE ENGAÑAN. ES EL MOMENTO DE BUSCARLE porque viene un nuevo tiempo.

Pedro no fue nunca más el mismo y esto no es CASUALIDAD, sino la operación de Dios en su corazón que terminó de romper con su viejo YO, para que CRISTO viviera en él para siempre.

QUEBRANTOS BUSCADOS: Jacob. Tanto el uno como el otro produce lo mismo, sólo que es bueno saber que hay momentos que debo buscarlo, porque de otro modo, nuestra vida será algo muy distinto.

Gen. 32 todo el capítulo. Leemos v. 22-31 (LEER) Ante el panorama aterrador, pasa el arroyo a su familia y él vuelve y dice: “Así se quedó Jacob solo, y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba”... Fue tocado su cuerpo y marcado. Jacob reclama la bendición de Dios y no quiere otra cosa. Si él afloja, la bendición no será la misma. Al fin le cambia el nombre, que no será más Jacob sino ISRAEL, “porque has luchado con Dios y con los hombres y has vencido”. Al amanecer la lucha había terminado, Jacob no era más el mismo y le puso al lugar Peniel, porque dijo: “Vi a Dios cara a cara Y FUE LIBRADA MI ALMA.”

Jacob luchando con el ángel en Peniel. Dios provee las circunstancias especiales como en el caso de Jacob: Su conciencia que le acusa, el temor a ser muerto por su hermano. La angustia mortal que lo rodea que no le permite tomarse tregua ni dejarlo “para mas adelante”

Lo que sería una desgracia para cualquiera es una bendición para los hijos que somos acicateados para buscar al Señor o morir o correr peligro de muerte.

La oración o el clamor como una lucha en el Espíritu. Es un ej. viviente de oración en situación de desesperanza que más beneficios trae a la vida espiritual.

Jacob pudo optar por echarse a dormir, pero quien está LLAMANDO no puede darse el lujo de hacerlo. A lo mejor, lo mismo el Señor lo salvaba al día siguiente, pero jamás hubiera conseguido la bendición que consiguió para su vida y todavía hoy nos habla a nosotros. También hubiera sido posible que hubiera perdido su vida ¿Quién le garantizaba salir airoso?

TAREA PARA LA PROXIMA CLASE

Nivel 2: 1) Leer cuidadosamente “El Correcto Funcionamiento de los Ministerios”. Procurar leerlo más de una vez porque es un libro de estudio muy valioso. Como tarea escribir antes de la próxima lección de Discipulado, dando en forma resumida tu impresión personal y en forma separada, sobre lo que escribe Papi, Rubén y Daniel en el libro. En total no mucho más de una página.-

Nivel 3: Corresponde todo lo marcado para el nivel anterior, solamente que el examen debe estar aprobado con un “notable” (8, 9 o 10 puntos)

Punto (3) Escuchar más de una vez el cassette Nº 5 de “Reyes de Israel y de Judá” y hacer un trabajo que no tenga más extensión que una página, dando en forma resumida la impresión personal que tienes de esta quinta clase de Reyes.-